Wunderwaffen: armas secretas alemanas usadas en la Segunda Guerra Mundial

Durante la guerra el ingenio es muy importante para conseguir intentar ganar al rival. Durante la segunda guerra mundial los alemanes desarrollaron armas realmente extrañas que hicieron que durante mucho tiempo tuvieran el control de la guerra, hasta que muchos países se unieron para derrotarle. En este artículo te voy a mostrar algunas de las armas que hicieron que fuese tan complicado derrotar a los nazis.

Lanzacohetes Fliegerfaust

Era un lanzacohetes múltiple antiaéreo portátil que había sido diseñado para poder derribar con facilidad los aviones de los enemigos. El problema del arma es que tenía poco alcance, de aquí que no llegó a derribar demasiados aviones. Pero todo indica que el arma se podría haber evolucionado si la guerra hubiese seguido y podría haber sido realmente peligrosa para el bando contrario.

Visores nocturnos

Los alemanes también se dieron cuenta de que los visores nocturnos eran un gran arma para poder localizar a los enemigos en la escuridad y así conseguir ganar las batallas con más facilidad.

Como nos comentan desde Prismaticos.top, los visores nocturnos actualmente son una herramienta que cualquier persona puede tener a su disposición para poder ver en la oscuridad, pero en aquella época fue un arma realmente revolucionaria que hacía que las cosas fuesen mucho más fáciles para los nazis. Fue un gran arma de localización, que a día de hoy nos permite disfrutar de una vida más sencilla.

Para hacerlo más efectivo, en los carros Panther se montó el sistema de visión nocturna en la parte del conductor como en la parte del artillero para conseguir una mayor efectividad del tanque durante la noche.

Cohete A9

Hablamos del arma que los nazis desarrollaron con el objetivo de poder atacar ciudades americanas sin tener que acercar los barcos a su territorio. El objetivo de estos cohetes era el de poder ser lanzados desde Europa y poder llegar sin problemas a las principales ciudades de EEUU.

El concepto de este tipo de cohete era que el mismo fuera tripulado y fuese acompañado de un cohete acelerador A10 para poder llegar con rapidez al territorio americano y así evitar ser derribado. Por suerte el arma no fue desarrollada en gran escala y por supuesto nunca fue lanzada.

Bomba voladora V1

Esta bomba contaba con un piloto automático que llevaba la bomba a un determinado lugar. Cuando chocaba explotaba y hacía que fuese un arma muy peligrosa para los enemigos. Eso sí, en realidad la tecnología no era tal y contaba con un piloto suicida que tenía que firmar como que estaba de acuerdo con lo que iba a hacer. No hay indicios de que realmente la bomba se usara en los combates, aunque todavía está en fase de investigación para ver si realmente se usó o no.

Cañón sónico

Otra de las armas que se estaban preparando para usar contra los enemigos, pero que por suerte no se llegó a poner en práctica según han mostrado diferentes estudios.

El arma está formada de dos reflectores parabólicos que estaban conectados por diferentes tubos que hacían la cámara de disparo. Las ondas sonoras que se hacían con esas explosiones se mezclaban con oxígeno que provocaban ondas de choque realmente potentes. Se estima que con tan solo medio minuto de exposición podría ser más que suficiente para matar a cualquier persona que estuviese cerca de la onda.

Cañón K Gustav Gerat

Se ha reconocido a este cañón como la pieza de artillería más grande jamás construida. Debido a su gran tamaño, solo se podía mover en tren. El objetivo de este modelo fue el de poder destruir los búnkeres soviéticos. La verdad impresiona ver sus grandes dimensiones. Eso sí, por culpa de su gran tamaño no se le pudo sacar demasiado provecho por suerte.

Bombardero Henschel HS132

Un avión revolucionario que nunca llegó a entrar en servicio porque no era para nada cómodo para el piloto. Este tipo de avión contaba con un motor de propulsión a chorro que obligaba al piloto a sufrir el chorro a muy pocos centímetros, lo cual hacía que fuese realmente peligroso.

Portaaviones Graf Zeppelin

Llama la atención que fuese el único portaaviones de los nazis. El barco fue botado el 8 de diciembre de 1938 y nunca llegó a entrar en funcionamiento, lo cual fue realmente llamativo si tenemos en cuenta la tecnología que llegaron a crear los alemanes.

Tanque Panzer VIII Maus

Se caracteriza por ser un tanque híbrido que contaba con motores eléctricos para hacerlo más eficiente y sobre todo más silencioso. El problema de este tanque es que era demasiado pesado, lo cual impedía que pudiese pasar por la gran mayoría de puentes construidos, lo cual limitó mucho su uso. Por este motivo se caracterizó por otro de los muchos proyectos fallidos por los alemanes.

Cazabombardero Horten Ho 229

Fue diseñado para poder atacar objetivos lejanos. Contaba con una forma que le permitía llegar a las costas inglesas con gran rapidez y sin ser detectado por los radares ingleses. Se realizaron tres prototipos del cazabombardero, pero como se comenzaron a usar al final de la guerra, la verdad es que no tuvieron un impacto importante en el desarrollo final de la guerra. Si llegan a lanzarlo con anterioridad, sí que podría haber provocado problemas importantes en Inglaterra y en consecuencia el desarrollo de la guerra podría haber sido otro.