Inicio de la Segunda Guerra Mundial

Inicio de la Segunda Guerra Mundial

La situación económica y social de Alemania y el descontento del pueblo germano debido a las severas condiciones impuestas tras el Tratado de Versalles propiciaron el surgimiento de partidos políticos de ultraderecha, nacionalistas y antisemitas. De entre ellos, el más destacado fue el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán liderado por Adolf Hitler que profesaba una política exterior expansionista y se haría con el poder en 1933.

Los primeros movimientos del Führer consistieron en recuperar los territorios que Alemania había perdido tras la Primera Guerra Mundial en Austria y Checoslovaquia. Hasta aquí Francia y sobretodo Reino Unido no actuaron, pero cuando Hitler atacó Polonia el 1 de Septiembre de 1939 se desató un conjunto de pactos y alianzas que provocó que estos países declararan la guerra a Alemania.

Política expansionista alemana

En su llegada al poder, una de las primeras medidas que toma Adolf Hitler como Führer es la de abandonar la Conferencia de Desarme y comenzar una carrera armamentística con Reino Unido. El objetivo de Hitler es recuperar los territorios germanos y asegurar el espacio vital o Lebensraum alemán. Para ello en primer lugar firma un tratado de no agresión con Polonia en 1934 con el objetivo de debilitar sus relaciones con Francia y UK.

En 1937 comienza la política exterior expansionista, Hitler se anexiona Austria en Marzo de 1938 y tiene intención de hacer lo propio con parte de Checoslovaquia.  Ante esta situación Neville Chamberlain, Primer Ministro Británico en este periodo, tratando de evitar una inminente guerra firma en Septiembre de 1938 el Pacto de Múnich que permitía que Alemania se hiciera con una parte de los territorios de Checoslovaquia.

Sin embargo, Hitler no tenía suficiente con estos territorios y su ambición expansionista le lleva a romper el pacto con Reino Unido y atacar el resto de Checoslovaquia. Ante esta maniobra, Francia e Inglaterra amenazan con declarar la guerra a Alemania si ataca Polonia.

En efecto, a pesar del tratado de no agresión, Polonia es el siguiente objetivo del Führer. La operación Fall Weiss o Caso Blanco, es como se conoce a la maniobra táctica de las tropas de la Wehrmacht para la invasión de Polonia. Esta maniobra dio comienzo el 1 de Septiembre de 1939, Hitler ataca Polonia y Reino Unido y Francia declaran la Guerra a Alemania, da comienzo la Segunda Guerra Mundial.

Invasión de Polonia ordenada por Hitler

Batalla en Polonia

Tras el Tratado de Versalles se comunicó Polonia con el mar a través del denominado Corredor Polaco que tomaba parte de los territorios germanos. La frontera entre Polonia y Alemania era por lo tanto mayor. Las primeras maniobras alemanas, aunque rápidas distaban mucho de la denominada guerra relámpago que caracterizó a la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial. Las tropas todavía no se habían acostumbrado a moverse rápidamente con los camiones y los carros de combate y la caballería se empleaba en algunas misiones de reconocimiento todavía.

La estrategia polaca consistió en realizar movimientos defensivos para agruparse y tratar de evitar el avance alemán esperando la ayuda franco-británica. Las tropas polacas menos equipadas y con una tecnología muy inferior, no fueron rival para la Wehrmacht que sin dar tiempo a que llegara la ayuda aliada destruyeron los grupos de caballería polacos. La Luftwaffe se encargó de bombardear las ciudades.

Batalla de Polonia

El ejército Alemán se dividió en dos grupos, uno de ellos se encargó de tomar el Corredor Polaco y el otro tenía como objetivo tomar Varsovia con la mayor brevedad posible. Con la ayuda de la Luftwaffe el asedio a Varsovia se culminó el 28 de Septiembre de 1939 y el 6 de Octubre una vez finalizada la batalla de Kock, la parte Oeste de Polonia pasó a manos de Alemania mientras que el resto del país fue invadido por tropas soviéticas.

Guerra “de broma”

Ese fue el nombre que los periódicos dieron al primer tramo del conflicto puesto que se caracterizó precisamente por la ausencia de batallas y enfrentamientos entre los beligerantes. Este hecho permitió a Alemania reorganizarse tras la guerra de Polonia y prepararse para la invasión de Francia, esta vez sí con la estrategia de Guerra Relámpago que resultó tan efectiva.

Así, Alemania invadió casi sin oposición Dinamarca y después Noruega en la Operación Weserübung. Una vez estabilizados estos frentes, y firmado el tratado de no agresión con la URSS por medio del Pacto Ribbentrop-Mólotov, Hitler centró sus esfuerzos en el Frente Occidental en las Batallas de Francia e Inglaterra.

Guerra Sino-Japonesa y Guerra en el Pacífico

En 1937 estalló la guerra entre China y el Imperio de Japón, en ella, EEUU actuaría de cierto modo como aliado de China realizando un bloqueo de metal y petróleo al país nipón, lo que crearía reticencias entre ambos países. Por otro lado Japón y la URSS se enfrentaron en Mongolia por ciertos territorios rusos que finalmente se quedaron en poder del Ejército Rojo de Stalin.

Guerra Sino-Japonesa

Este hecho unido a la firma del Pacto Ribbentrop-Mólotov que aliaba a Alemania y la Unión Soviética hizo que Japón se retirara del frente norte contra Rusia y volcara sus políticas expansionistas hacia los territorios ultramar de EEUU y Reino Unido. Finalmente en 1941 se produjo el ataque japonés a Pearl Harbor que supondría la entrada en la guerra de EEUU en el frente Pacífico.