Grandes Comandantes alemanes

Erwin Rommel

La infantería, los carros de combate, la munición, las bombas, los aviones… todos los elementos que envuelven una batalla deben ser tenidos en cuenta, pero sin duda el elemento más importante es la estrategia, que debe ser organizada por el comandante. A continuación se presentan algunos de los más ilustres estrategas que dejó la Segunda Guerra Mundial por parte de las fuerzas del eje.

Erwin Rommel

El mariscal de campo alemán más conocido de la historia nació el 15 de Noviembre de 1891. Apodado Zorro del Desierto por su papel en África durante la Segunda Guerra mundial, es considerado por muchos el mejor comandante táctico de todos los tiempos gracias a sus ingeniosas y resolutivas decisiones.

Se trata de un experimentado militar que comenzó su andadura en la Primera Guerra Mundial a cargo de diversas compañías del Ejército Alemán. Tuvo un papel importante en Italia, donde con un grupo reducido de soldados obligó a rendirse a un total de 1.500 soldados italianos, haciéndoles creer que estaban rodeados.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Rommel participó en cuatro grandes campañas, Polonia, Francia, Afrika Korps y Normandía. Intervino en la invasión alemana de Polonia y tras ella se hizo cargo de la 7º División Panzer a la que llamarían División Fantasma debido a la velocidad y sorpresa con la que actuaba. Rommel estuvo al mando de esta división en la exitosa campaña de conquista de Francia.

Sin embargo, el papel más importante de Rommel en la Segunda Guerra Mundial tuvo lugar en el Norte de África donde se le puso al mando de la Afrika Korps, una exitosa campaña en la que convirtió los cañones antiaéreos en antitanques y consiguió hacer confundir el polvo levantado por sus vehículos en legiones enteras. La campaña africana fue un éxito al principio pero la escasez de recursos hacia el final de la guerra y las derrotas en las batallas de El Alamein propiciaron el fracaso de esta campaña.

Finalmente, se encargó a Rommel la defensa de la costa norte de Francia ante la posibilidad de invasión de las tropas aliadas. Durante esta campaña encontró muchas desavenencias con su líder Hitler que desoyó algunos de sus consejos. La ausencia de Rommel en el campo de batalla en el momento en el que se produjo el desembarco es considerado por muchos como uno de los motivos del fracaso de la defensa alemana.

Las citadas desavenencias con el Führer le llevaron a ser inculpado por sus enemigos en un intento de atentado contra Hitler. Tras ello murió el 14 de octubre en 1944 en Ulm en la parte trasera de un coche por causa de un derrame cerebral.

Se le tenía una buena consideración por parte tanto de sus rivales como de sus compañeros debido a su caballerosidad tanto dentro como fuera del campo de batalla donde se caracterizó por el buen trato a los prisioneros de guerra.

Erich Von Manstein

Erich Von Manstein

Muchos historiadores consideran que Erich Von Manstein es el mejor comandante y estratega que ha dado la Segunda Guerra Mundial, nacido en Berlín el 24 de Noviembre de 1887. También participante de la Primera Guerra Mundial, comenzó sirviendo como jefe de Estado Mayor del General G. von Rundstedt tomando parte en la invasión de Polonia.

Su papel más importante lo desempeñó en la campaña  francesa. Fue el artífice de la invasión consiguiendo en únicamente un mes conquistar todo el territorio que durante la Primera Guerra Mundial no fue capaz de conquistar Alemania.

Tras su exitosa participación en el frente occidental, participó en el inicio de la Operación Barbarroja para la conquista de la Unión Soviética. Tras el fracaso de la operación y la derrota en Stalingrado se le encargó reestabilizar la Wehrmacht en el frente oriental.

Una vez acabada la guerra fue juzgado en los Juicios de Nuremberg y condenado a 18 años de encarcelamiento. Tras cuatro años se pagó su fianza y se le encargó la reconstrucción del Ejército Alemán.

Gerd Von Rundstedt

Gerd Von Rundstedt

Apodado “El último prusiano” era un general alemán ajeno a la política nazi, lo que le llevó a tener numerosos desencuentros con Hitler, al que replicaba por venir de ser un simple cabo en la Primera Guerra Mundial.

Es uno de los mejores comandantes del Tercer Reich, jugó un papel crucial en el desarrollo de la Primera Guerra Mundial. En la segunda, su intervención fue la clave de la exitosa invasión de Francia. Asimismo se le encomendó años más tarde dirigir la contraofensiva realizada por Alemania en la batalla de las Ardenas donde se encargó de organizar la defensa de la frontera alemana.

Tras la derrota en las Ardenas, insistió de manera contundente a Hitler para que firmara la paz con los aliados. Este hecho produjo su relevo en la Wehrmacht. Capturado al final de la guerra estuvo destinado en distintos campos de prisioneros hasta morir en 1953.

Isoroku Yamamoto

Isoroku Yamamoto

El más brillante almirante del Imperio de Japón, se encargó de orquestar el ataque a la base militar de Pearl Harbor. Trató de hacer llegar la declaración de guerra a los Estados Unidos 30 minutos antes del bombardeo. Es considerado uno de los mejores comandantes tácticos y estratégicos de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, nada pudo hacer frente al poderío industrial y de recursos norteamericano.

Heinz Guderian

Heinz Guderian

Destacamos a Heinz Guderian por ser el inventor de la táctica de ataque alemana que más terror infligia a los enemigos del Tercer Reich, la Blitzkrieg o guerra relámpago. Esta táctica de ataque fue la principal baza que jugaban las divisiones panzer alemanas para vencer en sus campañas. Consistía en abrir una brecha por medio de carros blindados en las líneas enemigas e ir reforzando la brecha con tropas para rodear al enemigo y evitar su retirada o contraataque.

Italo Gariboldi

Italo Gariboldi fue el comandante italiano más conocido de la Segunda Guerra Mundial, merecedor de una Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro por el mando de las tropas italianas en la campaña rusa durante la ofensiva sobre Stalingrado.