Desarrollo de la Guerra – Ofensiva de Alemania

Ofensiva del Eje Segunda Guerra Mundial

El 1 de Septiembre de 1939 da comienzo la Segunda Guerra Mundial merced de la invasión de Polonia por parte de las tropas alemanas dirigidas por Adolf Hitler. Reino Unido y Francia declaran de forma inmediata la guerra a Alemania sin embargo, nada pueden hacer para evitar el desmembramiento y caída de Polonia atacada por dos frentes por Alemania y la URSS.

Comienza entonces un periodo dominado por la incertidumbre y la escasez de enfrentamientos armados y batallas, se denominó Guerra “de Broma”. Tras unos primeros meses de indecisión por parte de los aliados, Alemania firmó el pacto de no agresión Ribbentrop-Molotov con la URSS y comenzó la ofensiva de las potencias del Eje.

La guerra se puede dividir en tres principales etapas principales, la primera dominada por la ofensiva de las tropas hitlerianas, victoriosa en diversos frentes gracias a la técnica de guerra relámpago. El ímpetu expansionista de las potencias del Eje propicia la inclusión en el bando aliado de EEUU y la URSS y tras ello tiene lugar la contraofensiva Aliada, tercera etapa de la guerra. En este artículo nos centramos en la primera etapa, la Ofensiva Alemana. Las otras dos etapas las tratamos en este artículo.

Batalla de Francia

Alemania, una vez conquistada Polonia y firmado el pacto de no agresión con la URSS atacó Dinamarca y Noruega para evitar que Reino Unido pudiera desembarcar en tierras nórdicas y atacar desde el norte. Una vez estabilizados los frentes en el norte y sureste, Hitler se centró en el frente Occidental, concretamente en Francia uno de los principales enemigos de Alemania durante la Primera Guerra Mundial.

Francia había resultado imposible de conquistar para las tropas del Imperio Alemán y Austrohúngaro durante la Gran Guerra de principios de siglo. Hitler y sus seguidores consideraban a Francia la gran culpable de las penas del país germano con lo que se desarrolló un gran odio hacia este país.

Soldados de la Segunda Guerra Mundial

Así pues una vez estabilizados los frentes tras el inicio de la guerra, Hitler focalizó sus esfuerzos sobre Francia, conquistó rápidamente Bélgica y Países Bajos. Gracias a la pericia de sus comandantes, la tecnología enormemente superior del Ejército Alemán, la técnica de guerra relámpago y el apoyo de Italia desde el sur, Francia cayó en menos de un mes. El viejo continente estaba dominado por Alemania, el único territorio que se le resistía era Reino Unido.

Batalla de Inglaterra

En verano de 1940 Alemania había comenzado los preparativos para la conquista de Inglaterra en lo que se denominó Operación León Marino. Sabedor de la superioridad marítima de Reino Unido, el Alto Mando alemán decidió atacar por aire tratando de someter a la Royal Air Force británica gracias a la superioridad de las aeronaves de la Luftwaffe.

Batalla de Inglaterra

Dio comienzo la batalla de Inglaterra. En primer lugar los cazas alemanes trataron de destruir el sistema aeroportuario de Reino Unido, sin embargo no se obtuvieron los resultados esperados y Hitler ordenó el comienzo del bombardeo de las principales ciudades inglesas en lo que se denominó Operación Blitz. Los ciudadanos y el gobierno inglés dirigido por Winston Churchill resistieron firmemente y finalmente la Luftwaffe fue rechazada por la RAF y los planes de invasión de Reino Unido de Hitler se pospusieron de manera indefinida.

Guerra en el Mediterráneo – Norte de África

Hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Reino Unido gracias a su poder marítimo dominaba las aguas internacionales en concreto el Mar Mediterráneo y a través de él establecía rutas comerciales con sus colonias en la India. Era de crucial importancia para los alemanes cortar estas rutas y derrocar a los ingleses en el dominio del mar Mediterráneo y el norte de África.

El norte de África estaba siendo atacado en ese momento por Italia, sin embargo la ineficiencia de las tropas italianas y la alta resistencia de Grecia y Reino Unido dificultaba la conquista de territorios por parte del Eje. No fue hasta 1941 cuando Hitler envió al general Erwin Rommel a Libia para comandar las fuerzas alemanas en la conocida como Afrika Korps.

Aunque la guerra por mar caía del lado británico, en el norte de África, Rommel consiguió importantes victorias y la toma del aeropuerto de Maleme que le sirvió para recibir suministros y tropas por aire. Los alemanes derrotaron a Yugoslavia y el dominio por tierra alemán fue notable hasta que comenzó a hacerse evidente una decadente red de suministros germana, que llevaría a la derrota de Rommel en las batallas del Alamein.

Afrika Korps

Operación Barbarroja

Para muchos, el mayor error de Hitler. El führer, de igual manera que hizo Napoleón Bonaparte en 1812 trató de invadir Rusia en la denominada Operación Barbarroja. En verano de 1941, Hitler rompió el pacto de no agresión con Stalin y comenzó el ataque a la Unión Soviética lo que supuso la entrada de la URSS en el conflicto en favor de los aliados.

Las primeras batallas, aún en verano cayeron del lado alemán que llegó a estar a 40 kilómetros de la capital Moscú. Sin embargo, el Ejército Rojo liderado  por Gueorgui Zhúkov repelió gracias a la capacidad de sacrificio, resistencia y superioridad numérica a la Wehrmacht. Rusia infligía así la primera derrota de la Segunda Guerra Mundial al Ejército Alemán.

A partir de este momento Hitler focalizó sus esfuerzos en el frente Oriental lo que empeoró notablemente los suministros hacia otros frentes que llevarían a la derrota en todos ellos.