Aviones alemanes de la Segunda Guerra Mundial

Formación de Messerschmitt Bf 109

El 17 de Diciembre de 1903 los hermanos Wright llevaron a cabo el primer vuelo a motor tripulado, prolongado y verificado de la historia. A partir de esta fecha las aeronaves comienzan a desarrollarse sobre todo desde un punto de vista militar puesto que suponen una gran ventaja sobre el enemigo en tierra. Ya en la Primera Guerra Mundial fueron importantes para el devenir de la contienda pero la importancia fue mayor en la Segunda.

Cuanto mayor sea la fuerza aérea de un país, más poderoso es a la hora de atacar, este hecho hizo que las grandes potencias participantes en la Segunda Guerra Mundial trataran de desarrollar las mejores aeronaves. En este artículo presentamos los principales aviones de combate del bando del Eje.

Messerschmitt Bf 109

En 1930 la Luftwaffe necesitaba renovar su flota de aviones de combate compuesta por los obsoletos Heinkel He-51, para ello decidieron una competición entre los principales fabricantes de aeronaves alemanes, Bayerische Flugzeugwerke y Heinkel. El segundo partía como favorito, pero finalmente fue el diseño realizado por Wilhelm Messerschmitt para la BF el que resultó ganador.

Este ingeniero aeronáutico alemán diseñó el caza más aerodinámico visto hasta la fecha el Messerschmitt Bf 109, un avión de combate turbohélice. Disponía de un tren de aterrizaje retráctil, una cabina del piloto cerrada, slats automáticos y alas en cantiliver, es decir directamente unidas al fuselaje sin necesidad de soportes externos. Todas estas características junto con las mejoras estructurales que se realizaron sobre el BF 109 hicieron de este el mejor avión de la Luftwaffe durante los primeros años de la guerra.

La primera vez que entró en combate fue durante la Guerra Civil Española, la Legión Cóndor empleó los Bf 109 para bombardear Guernica. Comprobada su eficacia, robustez y versatilidad, comenzaron a sustituir paulatinamente a los He-51.

Messerschmitt Bf 109

Características

  • Crew: 1 piloto
  • Peso: 3.400 kg
  • Motor: Daimler-Benz DB 605 V12 – 1.455 hp
  • Velocidad máxima: 640 km/h
  • Rango: 850 km

Focke-Wulf FW 190

Desarrollado después del Bf 109, presentaba ciertas mejoras respecto a su predecesor en la Luftwaffe. El FW 190 dominó los cielos durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial puesto que era superior incluso a los Supermarine Spitfire británicos. Con la llegada del P-51 Mustang americano a tierras europeas, la superioridad aérea alemana se puso en entredicho.

Se trata de una aeronave ligera y fácil de manejar, fue concebida en 1937 y pretendía sustituir a los Messerschmitt Bf 109 aunque al final de la guerra actuaban conjuntamente. Compartía con su predecesor buenas características aerodinámicas pero proporcionaba mayores prestaciones gracias a un motor de 18 cilindros radial con mayor potencia.

Combatió en todos los frentes de batalla alemanes y desempeñó misiones tanto de ataque a otras aeronaves como de bombardeo a tierra con la versión FW 190 F. Se desarrollaron versiones de esta aeronave capaces de situarse a una altura de 12.000 metros para derribar a los bombarderos enemigos y proteger a los propios.

Focke-Wulf FW-190A

Características

  • Crew: 1 piloto
  • Peso: 3.490 kg
  • Motor: BMW 801D 18 cilindros radial – 1.700 hp
  • Velocidad máxima: 710 km/h
  • Rango: 835 km

Mitsubishi A6M Zero

Caza embarcado utilizado por el Servicio Aéreo de la Armada del Imperio del Japón durante la Segunda Guerra Mundial, se construyeron un total de 11.000 unidades. Surgió de la necesidad de un caza naval en 1937 tras la guerra Sino-Japonesa. Entró en servicio a principios de la Segunda Guerra Mundial siendo el avión de combate embarcado más capaz del mundo.

El Mitsubishi A6M Zero combinaba una elevada maniobrabilidad con una velocidad máxima muy elevada y un largo alcance. Todas estas características le permitieron ganar fácilmente las primeras batallas en combate aéreo cerrado o Dogfight. Fue el avión empleado durante el ataque a Pearl Harbor y también se utilizó en misiones kamikaze durante la guerra del Pacífico.

El Mitsubishi A6M Zero fue construido en madera lo que le dotaba de una ligereza y maniobrabilidad sin parangón en la Segunda Guerra Mundial.

Mistubishi A6M Zero

Características

  • Crew: 1 piloto
  • Peso:  2.410 kg
  • Motor: Nakajima Sakae 14 cilindros radial – 950 hp
  • Velocidad máxima: 660 km/h
  • Rango: 3.105 km

Messerschmitt Bf 262

En 1944 fue introducido el primer avión de combate a reacción en estado operacional. Hasta la fecha todas las aeronaves empleadas estaban propulsadas por motores de combustión interna alternativos que movían unas hélices, sin embargo las derrotas en el frente llevaron a los alemanes a ir un paso más allá. En busca de una mayor potencia, velocidad y en definitiva mejores prestaciones desarrollaron el Heinkel He 178, el primer avión a reacción del mundo, que fue experimental.

En otoño de 1938 comenzó el Proyecto P.1065 supervisado por Wilhelm Messerschmitt en busca de un avión de combate con dos motores a reacción bajo las alas. El resultado del proyecto fue el Bf 262 apodado Schwalbe, considerado el diseño aeronáutico alemán más avanzado. De no haber sido introducido tan tarde al servicio, el Bf 262 hubiera permitido recuperar a la Luftwaffe la superioridad aérea en Europa y posiblemente acabar ganando la guerra.

Messerschmitt Me-262

Características

  • Crew: 1 piloto
  • Peso:  6.473 kg
  • Motor: 2 x Junkers Jumo 004 B-1 – 17.600 kN.
  • Velocidad máxima: 870 km/h
  • Rango: 1.050 km