Ascenso del Nacional Socialismo – El Tercer Reich

Ascenso del Partido Nazi

A lo largo de la historia se repiten casos de líderes de países o regiones que emplean su poder para causar daño a los ciudadanos o a un determinado grupo de gente causando brutales genocidios que quedan en la memoria de todos. Es sorprendente como un ser humano es capaz de esclavizar, maltratar e incluso exterminar a millones de personas por ser diferentes a él. Pero más sorprendente es en algunos casos la forma en la que dicho personaje alcanza el poder.

Hablamos cómo no, de Adolf Hitler, líder de la Alemania Nazi que causó el asesinato de más de 10 millones de judíos en lo que se conoce como Holocausto. En este artículo nos vamos a centrar en explicar cómo logró posicionarse al frente de Alemania con el apoyo de gran parte del pueblo germano.

Situación de Alemania en la postguerra 1919 – 1933

En 1919 se firmó el Tratado de Versalles que daba por concluida la Gran Guerra. En el tratado se inculpaba a una humillada y derrotada Alemania de la mayor parte de los crímenes de guerra y fue considerado el principal causante del conflicto. Las decisiones tomadas en el tratado suponían que Alemania tendría que encargarse de financiar económicamente la reconstrucción de Europa y además se le restringió enormemente su potencial militar a un ejército de 100.000 soldados.

Además de esto, se le expropió distintas partes del territorio alemán siendo la más destacada el corredor de Polonia que dividía Alemania en dos. La moral del pueblo germano estaba hundida. Humillados tras la guerra, con la mayoría de las ciudades destruidas y sin apenas recursos económicos, los ciudadanos estaban descontentos.

En este contexto se fraguó la República de Weimar, nombre que a partir de 1919 tomó Alemania hasta la llegada de Hitler al poder en 1933, cuando pasó a denominarse el Tercer Reich. La República de Weimar fue presidida primero por Friederich Ebert hasta 1925 cuando fue Paul von Hindenburg le sustituyó en el cargo.

En 1920 se creó el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán o NSDAP que en 1921 comenzó a liderar Adolf Hitler hasta su muerte en 1945. Se trataba de un partido que ensalzaba al pueblo alemán en un ferviente nacionalismo que se llamó pangermanismo y además profesaba un gran odio al pueblo judío. En sus primeros comicios apenas logró apoyo de los ciudadanos con un 3% de los votos en 1924.

Meeting de la NSDAP en Nuremberg

El carisma y la capacidad oradora de Hitler lograba poco a poco aumentar el número de afiliados y seguidores de la NSDAP.

Crack del 1929 – Depresión económica

El 24 de Octubre de 1929 se produce en la bolsa de Nueva York la quiebra consecutiva de numerosas empresas en lo que se conoce como “crack del 29”. Se produjo un derrumbamiento del núcleo bursátil estadounidense que se tradujo en una crisis económica que afectó enormemente a EEUU y Europa. Esta época se conoce como la Gran Depresión, también llegó a Alemania.

Los discursos que habitualmente realizaba el propio Hitler y otros importantes dirigentes del Partido Nazi como Goebbels iban dirigidos a la clase media baja, a los parados, los jóvenes y las facciones del pueblo alemán que estaban descontentas con el gobierno de la República de Weimar. Todos estos grupos de personas se multiplicaron enormemente con la llegada de la crisis económica.

En Alemania había más de 6 millones de parados, el desempleo y la depresión propiciaron el surgimiento de la hambruna entre los ciudadanos alemanes. Esta grave situación económica unida al descontento del pueblo germano tras la derrota en la Primera Guerra Mundial propició que numerosos ciudadanos se pusieran en contra del gobierno de Hindenburg. La República de Weimar se vio sobrepasada por la situación y los partidos políticos en el poder no eran capaces de hacer nada.

Hambruna del pueblo alemán en la Gran Depresión

Elecciones al Reichstag

En este contexto socioeconómico, el partido dirigido por Adolf Hitler había incrementado exponencialmente el número de adeptos. Muchos ciudadanos alemanes veían en la figura de Hitler el salvador de una Alemania desolada tras la postguerra. Fue el propio líder nazi y sus colaboradores Himmler, Goebbels y muchos otros los que ensalzaron a Hitler como el mesías esperado por el pueblo germano.

El Partido Nazi prometía acabar con la maltrecha situación económica, con el desempleo y recuperar el poderío germano en Europa que se había perdido tras la Gran Guerra. Todas estas promesas enamoraban al desesperado pueblo alemán. La ideología antisemita de la NSDAP se incrementó en la Gran Depresión, los nazis culpaban al pueblo judío de todos los males de Alemania.

En este contexto se realizaron elecciones para el Reichstag o parlamento alemán en Julio de 1932, el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán logró cerca de un 40% de los votos. En una segunda vuelta en Noviembre, logró el 33% de los votos lo que le convertía en mayoría pero no le permitía gobernar.

Hitler decidió pactar con el partido conservador y finalmente fue nombrado por el presidente de la República de Weimar Paul von Hindenburg, Canciller Imperial de Alemania el 30 de Enero de 1933. Tras el pacto un un partido experimentado como el conservador, parecía que Hitler tendría un papel secundario, nada más lejos de la realidad.

Partido Nacional Socialista Obrero Alemán

El Tercer Reich

En Agosto de 1934 tras la muerte del presidente de la república Paul von Hindenburg, Hitler se autoproclamó Führer o máximo dirigente de Alemania. Denominó al periodo que entonces iniciaba como Tercer Reich. Con esta nomenclatura pretendía subir la moral de los alemanes intentando convencerles de que durante su legislatura, Alemania se convertiría de nuevo en una potencia militar y económica en Europa, como había ocurrido en el primer y segundo Reich.

Aunque sus promesas se cumplieron y Hitler mejoró la situación socioeconómica alemana, también llevó al pueblo germano al peor de los conflictos armados de toda la historia, la Segunda Guerra Mundial.